THE UNINTENDED PLIGHT_

Lealtades divididas: la difícil situación involuntaria de los hijos del divorcio

Nadie se casa con la intención de divorciarse. En su mayor parte, cuando los padres se separan, se sienten mal por poner a sus hijos a través del dolor emocional de su divorcio. Pero lo que muchos padres no se dan cuenta es que pueden modelar interacciones armoniosas con su ex cónyuge. Al hacer esto, allanan el camino para que sus hijos preserven un vínculo saludable con ambos padres. Incluso si todavía culpan a su ex por el divorcio, es responsabilidad de los padres dejar de usar el juego de culpar y poner las necesidades de su hijo en primer lugar.

La verdad sobre el divorcio es que cambia la dinámica de la relación entre padres e hijos. Es nuestra responsabilidad, como padres, ser personas más fuertes y compasivas. Los padres que toman el control de sus propias vidas, con coraje y resiliencia, ayudan a sus hijos a hacer lo mismo. El divorcio no es para cobardes. Se basa en cada onza de energía de los padres, obligándolos a crear un nuevo tipo de familia.

Ya ves, cuando los padres se divorcian, sus hijos se ven obligados a renunciar a su sentido de control. Seamos realistas, el divorcio es una decisión tomada por los padres, no por los hijos. Los niños que soportan la ruptura de sus padres se enfrentan a tomar decisiones que disminuyen su sensación de seguridad. Estas opciones pueden variar desde en qué casa tener su fiesta de cumpleaños hasta preocuparse por alterar los sentimientos de uno de los padres. Cuando los niños son puestos en una posición en la que sienten que tienen que elegir entre sus padres, pueden experimentar lealtades divididas.

Como padre, es crucial que ayude a su hijo a no sentirse agobiado por la angustia de estar atrapado en el medio entre dos padres enojados o elegir lados. Escuchar la perspectiva de su hijo y aceptar sus sentimientos y visión de su situación es crucial para promover una comunicación saludable con ellos. La historia de Karen ilustra el deseo de un hijo de divorcio de mantenerse fuera del medio entre los dos mundos de sus padres.

Karen, una articulada de trece años, lo clavó cuando habló sobre la incomodidad que sintió al escuchar la discusión de sus padres después de su divorcio: “Mis padres son tan diferentes, quiero decir que mi madre está muy encadenada y mi padre es tranquilo”. Solicité que Claudia, la madre de Karen, asistiera a nuestra próxima sesión de consejería porque quería empoderar a Karen dándole la oportunidad de expresar sus sentimientos y darle a Claudia la oportunidad de aprender más sobre la experiencia de su hija.

Durante nuestra sesión, Karen pidió que su mamá dejara de criticar a su papá por llegar tarde a recogerla para las visitas. “Me duele cuando te escucho decir que no debe querer verme o que no le importa lo suficiente como para llegar a tiempo. ¿Por qué no me preguntas qué pienso? Si lo hicieras, te darías cuenta de que no me importa si llega tarde”. Varias semanas después, Karen tuvo una sesión paralela con su padre en la que pudo revelar que estaba cansada de ser comparada con su madre cuando él estaba decepcionado con ella.

Se puede aprender una lección importante de los comentarios de Karen. En primer lugar, trate de no involucrar a su hijo en su enojo con su ex cónyuge. Recuerde que no pidieron el divorcio y son impotentes para controlar muchos aspectos de su vida. El primer paso para convertirse en un co-padre responsable es poner las necesidades de su hijo antes que las suyas. Sin embargo, si su ex es hostil o poco cooperativo, trabaje hacia la aceptación y concéntrese en su propio comportamiento. Tenga en cuenta que solo puede hacer mucho más para influir en el comportamiento de su ex y podría empeorar las cosas si él / ella lo ve como exigente o antagónico.

Verás, el divorcio siempre enfrenta a los niños e incluso a la descendencia adulta entre los dos mundos separados de sus padres. La presión de tomar decisiones sobre pasar tiempo con ambos padres, especialmente durante las vacaciones, puede hacer que un hijo adulto de divorcio se sienta culpable o ansioso. Si es posible, trate de reducir las expectativas y sugiera vacaciones rotativas.

A pesar de que los niños no causan el divorcio de sus padres, a menudo se sienten responsables de la felicidad de sus padres. En algunos casos, pueden ponerse del lado de uno de los padres contra el otro padre, lo que puede causar alienación o incluso distanciamiento. En ¿Qué pasa con los niños? Judith Wallerstein, una investigadora pionera en divorcios que falleció recientemente, nos advierte que existe un problema grave cuando un niño y un padre de ambos sexos unen fuerzas en una alineación directa contra el otro padre.

Muchos hijos adultos de divorcio que he entrevistado describen la presión de las lealtades divididas. Melissa, una animada estudiante universitaria de veintiún años, habla con franqueza sobre su lucha para hacer frente a los conflictos de lealtad desde los ocho años. Ella recuerda: “Fue muy difícil interactuar con mis dos padres después de su divorcio. Cuando decían cosas desagradables el uno del otro, nunca quise tomar partido”.

Los conflictos de lealtad pueden hacer que algunos niños sientan que necesitan mantener un secreto. Melissa continúa: “Sentí que tenía que mantener en secreto a la nueva novia de mi padre porque mi madre aún no sabía de ella. Verás, no pensé que ella lo aprobaría porque Shelly era mucho más joven que mi padre”. Cuando mi mamá me preguntó si mi papá tenía novia, mentí, pero finalmente se enteró cuando los vio juntos”. La historia de Melissa nos recuerda que los niños nunca deben sentirse agobiados por las decisiones de sus padres. Deja que disfruten de su infancia y piensa en cómo quieres que te recuerden cuando crezcan.

Estas estrategias pueden evitar que su hijo o adolescente desarrolle conflictos de lealtad problemáticos:

  • Esté dispuesto a dejar que su ex tenga la última palabra y alejarse cuando su interacción se vuelva adversaria. Incluso si no puedes ser un aliado amistoso, ser cordial y respetuoso es un objetivo digno.
  • Evite confiar sus sentimientos sobre su ex a su hijo. Si haces esto, los obliga a elegir bandos y puede empeorar los conflictos de lealtad.
  • Siempre reconozca que su ex es el padre de su hijo y merece respeto solo por esa razón.
  • Tenga en cuenta que si su hijo lo escucha hacer comentarios negativos sobre su ex, puede tener un impacto perjudicial en ellos. Preste atención a dónde está su hijo cuando hable de su ex. No hables de temas que no deberían escuchar cuando están muy cerca.

Mantener sus diferencias con su ex lejos de sus hijos tendrá un impacto positivo en su bienestar en los años venideros. También es imperativo que les recuerde que su divorcio no es su culpa y que deben sentirse libres de hablar sobre sus sentimientos con un amigo o terapeuta de confianza. Judith Wallerstein nos recuerda que los padres pueden obstaculizar el desarrollo de sus hijos al aferrarse a quejas pasadas. Por el contrario, puede ayudar a su hijo a adaptarse a la vida posterior al divorcio brindándole aliento amoroso y teniendo en cuenta sus mejores intereses.

Terry Gaspard, RSW, LICSW

Me encantaría escuchar sus historias de divorcio y cualquier experiencia que tenga con lealtades divididas. Asegúrese de ordenar mi nuevo libro “Hijas del divorcio: supere el legado de la ruptura de sus padres y disfrute de una relación feliz y duradera”.

Fuente: https://movingpastdivorce.com, “https://movingpastdivorce.com/2013/03/divided-loyalties-the-unintended-plight-of-children-of-divorce/#sthash.nj7cbDtY.uxfs”, Terry Gaspard, RSM, LICSW, 18/03/2013

BEFORE MY DIVORCE

Una lista de diez cosas parece ser una buena manera de reflexionar sobre temas complejos. Puedes revisar mi publicación anterior que enumera 10 cosas que desearía saber antes de mi divorcio. Aunque la lista de hoy es similar, quería enfatizar algunos puntos nuevos.

Es como si mi yo mayor le estuviera diciendo a mi yo más joven (a punto de divorciarse), qué esperar.

A veces las personas imparten sabiduría y nosotros escuchamos, pero no estamos seguros de qué hacer con ella. O a veces la ignoramos sólo para encontrar que sus palabras aparecen en nuestras cabezas en una fecha mucho más tarde (cuando lo necesitamos). Espero que estas palabras tengan algún impacto para ti.

10 cosas que desearía que alguien me hubiera dicho antes de mi divorcio

  1. Va a ser lo más difícil que harás.
  2. Las cosas no se dividen simplemente 50/50. Es complicado.
  3. Puede muy bien ser lo mejor que hagas.
  4. La crianza compartida puede ser una verdadera perra, pero no se trata de ti.
  5. Perderás gente.
  6. Los abogados no son tus amigos.
  7. Los que odian van a odiar, odiar, odiar. Eventualmente llegas a entender si esas personas no pueden aceptar tu ser genuino, no te merecen.
  8. Nada que valga la pena tener viene sin algo de dolor.
  9. Cada final es un nuevo comienzo.
  10. Esto también pasará.

Para resumir, el divorcio es la decisión más difícil que una persona puede tomar, pero también vale la pena las dificultades para alcanzar la felicidad personal. Los bienes matrimoniales y sus “cosas” no siempre se dividen 50/50 y requieren algún asesoramiento legal para determinar una división justa.

Además, los abogados no son nuestros amigos, por lo que debemos guardar nuestros lloriqueos y quejas para el terapeuta. La crianza compartida es una bestia compleja con muchas variables, pero es lo mejor para los niños en la mayoría de los casos.

Perdemos gente y encontramos gente nueva, eso es un hecho. Es liberador y desgarrador al mismo tiempo. En cualquier caso, su divorcio llegará a su fin, por lo que esto también pasará. Cosas mejores te están esperando al otro lado.

‘… cuando llegamos a un punto en el que podemos apreciar lo que hemos aprendido no solo en el divorcio, sino también en el matrimonio, entonces realmente hemos seguido adelante. ‘ La Gran Fuga; Guía de una chica para dejar un matrimonio.

Fuente: www.lisathomsonlive.com, “http://www.lisathomsonlive.com/10-things-i-wish-someone-had-told-me-before-my-divorce/”, Lisa Thomson, 17 de febrero de 2018.

How Financially Prepare for AZ Divorce

Divorcio: por qué podría estar pagando el precio en las próximas décadas

Un divorcio es un proceso costoso.

También puede tomar años, o incluso décadas, estar completamente libre de los efectos.

Durante el proceso, es probable que se vea afectado emocional, física y financieramente, pero con el tiempo, los dos primeros efectos disminuirán. Desafortunadamente, los efectos financieros son a menudo los más lentos en sanar.

Según una investigación de Prudential:

  • El ingreso anual para los divorciados es de £ 3,800 menos que aquellos que nunca se han divorciado.
  • El 23% de los jubilados asumirá deudas significativas en la jubilación con ellos, en comparación con el 16% de los no divorciados.

La buena noticia es que, cualesquiera que sean las circunstancias que rodean su divorcio, es posible volver a tener una posición financieramente estable.

Richard Collins, Charles Russell Speechlys Family Law Partner, dice:

“Estamos empezando a ver a muchas más personas divorciándose justo antes o durante la jubilación. Estas decisiones solo se pueden tomar fácilmente si existe una provisión financiera adecuada para la jubilación de ambos cónyuges.

“El hecho de que los divorciados tienden a tener deudas más bajas que sus contrapartes casadas puede deberse a que los tribunales fomentan una ruptura limpia entre las parejas que se divorcian donde una ruptura limpia es asequible.

“Esto permite a las parejas que se divorcian recuperar el control sobre sus propias finanzas y considerar cómo quieren planificar su futuro separado. Muchas parejas divorciadas reevalúan sus gastos y finanzas después del divorcio y aprovechan esta oportunidad para construir un futuro financiero estable para ellos mismos, incluido el crecimiento de la provisión de pensiones suficientes para su jubilación.

“He visto a personas después del divorcio disfrutando de su estado financiero independiente y aprovechando la oportunidad de tomar decisiones financieras por sí mismos, sabiendo que están acumulando riqueza y asegurando su futuro”.

Sus primeras prioridades deben ser:

  • Vivienda

Tener un lugar donde vivir a corto y largo plazo es lo más importante a considerar al separarse o divorciarse. Si se hospeda en una casa compartida, ¿podrá pagar los pagos ahora que está solo?

Es posible que tenga derecho a apoyo o beneficios estatales para ayudarlo a encontrar una vivienda asequible y estabilizar sus finanzas.

  • Una red de seguridad financiera

Una de las mejores maneras de mejorar su estabilidad financiera es construir un colchón financiero o una red de seguridad. Idealmente, esto debería ser igual a tres a seis meses de gasto del hogar. Trate de mantener su fondo de emergencia en una cuenta de acceso instantáneo, incluso si eso significa comprometer las tasas de interés.

En este punto, también vale la pena actualizar su voluntad, ya que el divorcio hará que el actual sea inválido.

Los mejores consejos para mantener su estabilidad financiera durante el divorcio:

  1. Manejar el proceso prácticamente

No te apresures a tomar decisiones. Es comprensible que tu cabeza sea gobernada por tu corazón en un momento como este. Sin embargo, las decisiones financieras pueden afectarlo de por vida, por lo que es vital que permita que su sentido de la lógica intervenga y anule cualquier compromiso precipitado que pueda verse tentado a hacer.

Para darle a la lógica una oportunidad de lucha, puede valer la pena discutir sus ideas y procesos de pensamiento con un amigo o familiar en quien confíe.

  1. Ponga en orden su documentación

Primero cuide sus obligaciones actuales, ya sea cancelando pagos, cambiando su dirección con su banco o actualizando a sus beneficiarios nominados en su seguro de vida. La mayoría de estos se pueden hacer por teléfono o en línea y, aunque son tareas pequeñas, a menudo pueden sentirse muy importantes y le darán una sensación de logro y control.

  1. Reevalúa tus objetivos

Lo que quieres de la vida puede haber cambiado desde la última vez que pensaste en tus finanzas. Durante un momento de calma, debes pensar cuidadosamente cómo quieres que sea tu vida y tu situación financiera ideal. Toma algunas notas mientras redescubres tus prioridades y las mantienes en un lugar seguro; los necesitarás de nuevo.

  1. Priorizar la protección financiera y la jubilación

Si aún no ha invertido en un seguro, ahora es el momento de obtener un seguro de vida, cobertura de enfermedad crítica y protección de ingresos. Si vives solo, o tienes dependientes, la tranquilidad vale la pena.

Una vez que se cubre la amenaza inmediata de emergencia, es hora de pensar más a largo plazo. La investigación ha demostrado que los ingresos anuales son menores para los divorciados, pero ¿cómo puede evitar que eso afecte la calidad de su jubilación?

Tienes tres opciones:

  • Compensar el déficit con mayores contribuciones a las pensiones.
  • Aceptar que tendrá menos para vivir y ajustar su estilo de vida en consecuencia.
  • Permanecer en el trabajo por más tiempo para ganar más dinero y continuar construyendo su pensión.

Por supuesto, es posible que haya tenido planes de envejecer con su ex y madurar con gracia juntos. Ahora tienes la oportunidad de repensar ese plan y reemplazarlo con tus propios objetivos y deseos. Piense en cómo desea que se vea su jubilación, luego use una calculadora de ingresos de jubilación para determinar cuánto necesitará ahorrar para lograrlo.

  1. Haga un plan

Ahora que sabe lo que quiere y lo que necesita para llegar allí, puede comenzar a poner en marcha un plan para asegurarse de mantener sus finanzas en el buen camino. Para hacer esto, deberá encontrar formas de cerrar la brecha entre sus circunstancias actuales y su estilo de vida deseado. Lo cual puede parecer imposible, pero hay muchas opciones a considerar.

Por supuesto, si prefiere que el trabajo duro se haga por usted, puede consultar a un planificador financiero independiente…

  1. Consulta a un profesional

Los asesores y planificadores financieros independientes son expertos en encontrar las soluciones y estrategias para acercarlo a sus objetivos financieros.

El principal beneficio de hablar con un profesional es el conocimiento de que están al tanto de los muchos tipos de productos disponibles y tendrán acceso a un conocimiento que usted no tendrá. Eso significa que puede estar seguro de que los productos y métodos sugeridos son los más adecuados para sus circunstancias.

Para reconstruir su estabilidad financiera y confianza, póngase en contacto con nosotros.

Fuente: http://beaufortfinancial.co.uk, “http://beaufortfinancial.co.uk/birmingham/divorce-why-you-might-be-paying-the-price-for-decades-to-come/”, Beaufort Financial, 15/03/2018.

Co Parenting

Cuando mamá y papá trabajan juntos, todos se benefician: crianza compartida eficaz

Bruno Bettelheim, un estimado psicólogo infantil, escribió una vez: “La seguridad del padre sobre ser padre eventualmente se convertirá en el sentimiento de seguridad del niño sobre sí mismo”. Los niños se convierten en lo que son en gran parte debido a la confianza y la competencia que los padres encuentran y crean en la experiencia de ser padres. Una asociación efectiva de los padres es quizás el factor más crucial para lograr ese objetivo. Del mismo modo, para los niños, el elemento más importante para que se conviertan en individuos sanos, sólidos y seguros es tener dos padres que hayan formado y forjado una asociación parental efectiva. La crianza de los hijos, como el matrimonio, es un proceso proactivo que las parejas deben pensar juntas, sostener creativamente y nutrir como una entidad en sí misma.

Una asociación parental efectiva es aquella en la que los padres se unen para ofrecer a sus hijos una experiencia continua en la que sus roles de asociación individual y parental se combinan, se apoyan y mejoran mutuamente para el beneficio del niño. La relación no es solo de niño a madre y/o padre, sino a los padres de manera primaria. Bettelheim declaró que “Con la única excepción de la dotación natural del niño, nada da forma a la personalidad de un niño más que la experiencia de la vida familiar: los sentimientos que despierta y las actitudes que inculca”. Su visión de sí mismo, sus relaciones con los demás y sus expectativas del mundo se obtienen de lo que observa, experimenta e interioriza en relación con sus padres como una entidad mutua: cómo actúan, aman, valoran y auténticamente están en relación entre sí y con él como padres.

¿Cómo alcanza y mantiene una pareja este estado deseado en medio de una complicada vida marital, familiar y personal? La respuesta es compleja y, sin embargo, básica en su esencia cuando los padres se ponen en contacto consigo mismos como padres y las razones por las que eligieron ser padres. Una asociación parental que se apoye mutuamente, mejore y recompense no solo es posible, sino que también es un curso natural de los acontecimientos, si se forma adecuadamente. Esto puede ser cierto, no solo para las familias intactas, sino también donde la separación o el divorcio es la realidad. Nunca es demasiado tarde para forjar una asociación parental que funcione en el desarrollo de un niño. Es crucial que un niño experimente los continuos intentos de sus padres de hacerlo.

Beneficios para el niño

El niño básicamente se beneficia de dos maneras. En primer lugar, el niño tiene la oportunidad de absorber e interiorizar la experiencia misma de las interacciones madre/padre, identificándose activamente con cada uno y, al mismo tiempo, como un dúo parental. Esta es una poderosa fórmula emocional y conductual que crea individuos únicos y auténticos. En segundo lugar, el niño aprende a integrar elementos dispares y contradictorios en su yo en desarrollo como lo hacen los padres en su relación, un proceso paralelo. Los opuestos como el amor y el odio, la frustración y la adaptación, la autoestima y la inutilidad, y la confianza y la humillación se integran cohesivamente en el “patio de recreo” interno y externo viable para crecer de manera segura en su auténtico yo. Cuando ambos padres participan activamente y los niños alcanzan niveles más altos de desarrollo emocional y cognitivo, es menos probable que sean violentos o se lastimen, se involucren en problemas graves o les vaya mal en la escuela. Cuando los padres permanecen cerca durante la infancia y la edad adulta, un niño tiene una adolescencia menos turbulenta, es menos agresivo y demasiado competitivo. Es más capaz de expresar sentimientos de vulnerabilidad y tristeza. Puede resolver conflictos más fácilmente y puede desarrollar más un sentido de empatía. Las hijas con padres activos tienen una autoestima más alta, tienen menos probabilidades de tener relaciones sexuales antes de lo que quieran, quedar embarazadas o ser agredidas.

Cómo forjar la asociación

Usando el rompecabezas de un niño de aproximadamente ocho a 10 piezas como metáfora, los elementos de una asociación parental pueden verse y entenderse como una imagen completa o como los componentes separados que se vinculan entre sí de manera complementaria para comprender el todo. Las piezas individuales representan las fortalezas / habilidades de los padres o las debilidades / brechas en la madre o el padre. Para tener una imagen coherente, las debilidades de uno de los padres deben ser compensadas y conectadas con las piezas del otro padre que representan fortalezas / habilidades. Dónde se colocan las piezas en relación entre sí y por qué es un proceso creativo conjunto por parte de ambos.

Para crear una asociación / rompecabezas viable, cada padre necesita tomar conciencia y aceptar sus propias fortalezas y debilidades (lo cual no siempre es una tarea fácil). Hacer de esto un proceso y discusión mutuos puede conducir a una mayor o nueva comprensión de cómo cada padre se ve a sí mismo, y también en qué áreas necesitan comprensión, apoyo o ayuda activa. Las áreas donde ambos necesitan ayuda deben llevar a la pareja a una nueva creatividad en su asociación, posiblemente con la ayuda de expertos externos.

Lo más importante es que para comenzar a armar el rompecabezas, se debe acordar un proceso y un lenguaje de señales y comunicaciones para que cuando se necesite ayuda, el proceso de apoyo necesario pueda pasar a la acción. Ejemplos de estos podrían ser:

  • “Por favor, intervenga y asuma el control. Necesito un descanso”. (padre que actúa como un amortiguador) • “Necesito su ayuda”. (padre que complementa los intentos de otros padres con su propia habilidad, apoyo)
  • “Vamos a hablar”. (padres que saben cuándo es el momento de pensar en algo en lugar de reaccionar)
  • “Déjame hacer lo mío”. (padre que sabe cuándo no intervenir o interferir)
  • “Por favor, sea comprensivo”. (el padre es paciente y de apoyo, incluso si no está totalmente de acuerdo con el cónyuge como padre).
  • Cuanto más se puedan usar y escuchar estas y otras señales en la vida diaria, más habrá una asociación parental real en el trabajo. Cómo funciona esto, qué más se necesita y cómo se siente cada uno sobre el proceso debe ser una conversación mutua continua. Se pueden enfocar diferentes “piezas del rompecabezas” en cualquier momento sin perder de vista la imagen completa o lo que la mantiene unida.

Ejemplos de asociaciones eficaces

Aquí hay algunos ejemplos de asociaciones parentales efectivas.

  • Los padres ayudan a las madres a comprender las necesidades de un niño en crecimiento
  • Las madres, con un espíritu de bondad, tratan de entender las inseguridades parentales de un padre.
  • Los padres tienen, y las madres lo permiten, tiempo uno a uno. Se sienten absortos con la experiencia y descubren sus propios impulsos paternales.
  • Ambos padres entienden que, en una familia, los actos y rutinas diarias compartidas son oportunidades valiosas para la conexión y la verdadera crianza compartida de los padres.
  • Las madres no dejan listas de actividades para que los esposos hagan con los niños, sino que les permiten tener sus propias experiencias.
  • Los esposos y las esposas no permiten que la crianza de los hijos sea el único centro de su vínculo.
  • Una asociación parental fuerte y de apoyo permite que ambos padres tengan trabajos e intereses fuera del hogar.
  • La crianza compartida compromete aún más a una pareja entre sí, ya que protegen, nutren, se preocupan y se regocijan por sus hijos, una intimidad diaria que mejora el amor conyugal.
  • Los hijos de parejas parentales aprenden directamente que: los matrimonios se fortalecen, el respeto mutuo es esencial, las promesas deben cumplirse y que los conflictos no tienen que destruir las relaciones.
  • Los hijos de dos padres activos e involucrados probablemente serán padres nutritivos.
  • Los padres no tienen que ser los mismos o estar de acuerdo en todo. Pueden desempeñar papeles muy diferentes como socios iguales. La forma en que integran las cosas marca la diferencia. • Los padres actúan como partidarios mutuos y consultores. Está bien que uno se pierda, se sienta abrumado o confundido, ya que el otro apoya y entiende.
  • A veces, cada padre actúa como un amortiguador para un niño y el otro padre.
  • Aprender en el trabajo está bien. No hay necesidad de sentirse perfecto. Los niños entenderán y aprenderán al ver a sus padres desarrollarse como padres, como lo hacen como niños.
  • Los padres pueden cambiar roles. No hay necesidad de ser siempre el disciplinario o el criador.
  • Crear suficiente tiempo familiar para que las interacciones parentales y familiares en curso sean realmente experimentadas por los niños. NO le des a los demás roles esenciales. ¡Estar ahí es todo!

Crianza interactiva

Durante cada etapa del crecimiento y desarrollo de un niño, ambos padres juegan un papel clave. Por ejemplo:

  • Durante la infancia de su hijo, los papás pueden comenzar su propia relación única con el bebé. La voz de un padre se experimenta de manera única, incluso en el útero. Se convierte en el protector de la madre desde “el exterior”, para que ella pueda concentrarse en “el interior” con su bebé.
  • A medida que el bebé, luego el niño pequeño, comienza a separarse de la madre, papá se convierte activamente en el primer “otro” importante en el mundo fuera de él y de mamá. Mamá se convertirá en seguridad y protección, y él será la conexión inicial con el mundo exterior, un proceso mutuo crítico en el desarrollo del niño como un individuo único.
  • Cuando los niños pequeños lanzan una rabieta “tormenta” por ansiedad de separación con mamá y es todo “no”, papá puede ayudar sin ceder a las demandas del niño ni al entrar en una batalla de perder / perder el control. Su comportamiento tranquilo y reconducto hacia la rutina y los rituales establecidos, apoya a la madre en la modulación del niño.
  • Los padres de un niño de cuatro años experimentan un comportamiento maduro y luego se derriten por incidentes menores. La madre ayuda al padre a entender que, a pesar de que trata de inculcar directivas morales, el factor operativo son los padres y su comportamiento, especialmente las interacciones entre los padres, que modelan para el niño cómo lidiar con las situaciones.
  • El padre niño de siete años disfruta mostrando a su hijo cómo hacer las cosas, sin escuchar lo suficientemente de cerca las historias del niño sobre sus propias maestrías. La madre habla suave y solidariamente con papá sobre cómo, si escucha y admira la “exhibición” de su hijo, será verdaderamente idealizado por su hijo, ya que las interacciones serán una experiencia mutua.

Obstáculos a las asociaciones parentales eficaces

Pueden existir barreras que deben ser comprendidas y atendidas antes de desarrollar una asociación efectiva. Estos pueden incluir: padres que no han tenido modelos parentales fuertes y no están seguros; hombres que sienten que la crianza podría no ser masculina; hombres que ven su papel principalmente como el proveedor de la familia exclusivamente; o papás que se sienten cómodos con el “papel de policía” y no como cuidadores o maestros/compañeros de juegos. Las madres pueden ser reacias a compartir el poder como padres principales; ser crítico o ansioso por el estilo de crianza del padre; o puede verse amenazada por el papel activo del padre como una infracción de su papel y relación con los hijos. Las parejas que están experimentando relaciones desconectadas o disfuncionales pueden no sentirse listas o seguras para la crianza compartida íntina de los hijos. Lamentablemente, los desacuerdos negativos de crianza se convierten en una vara de luz para otras dificultades matrimoniales, con los niños como los verdaderos perdedores.

¿Es posible?

Una asociación efectiva de los padres es ciertamente posible cuando ambos padres ven los beneficios, no solo para sus hijos, sino para ellos mismos. Lo que es esencial es que cada padre sea consciente de sus propios estilos, necesidades y deficiencias parentales. Las parejas deben pensar en lo que cada pareja necesita del otro para complementar su estilo de crianza. La discusión y el viaje resultante pueden ser gratificantes y hacer de la vida familiar una experiencia fascinante y enriquecedora para todos. Una buena asociación parental, como un buen matrimonio, se basa en la confianza, el compromiso, las visiones compartidas sobre una relación y la voluntad de trabajar en ella. Es necesario establecer una asociación parental en todas las constelaciones familiares, familias intactas, situaciones separadas o divorciadas, o cualquier otra situación en la que dos adultos estén cumpliendo los roles parentales de un niño.

Tom Bass, L.C.S.W., es el director clínico de Family Services of Winnetka-Northfield. Su práctica clínica ha incluido el trabajo con niños, adolescentes, adultos y familias. Este artículo se publicó por primera vez en la edición de otoño/invierno de 2007-08 de Early Childhood.

Fuente: http://www.theallianceforec.org, “http://www.theallianceforec.org/library.php?c=6&news=106”, Tom Bass, Otoño/Invierno 2007-08.

Obtenga una consulta gratuita