THE UNINTENDED PLIGHT_

Lealtades divididas: la difícil situación involuntaria de los hijos del divorcio

Nadie se casa con la intención de divorciarse. En su mayor parte, cuando los padres se separan, se sienten mal por poner a sus hijos a través del dolor emocional de su divorcio. Pero lo que muchos padres no se dan cuenta es que pueden modelar interacciones armoniosas con su ex cónyuge. Al hacer esto, allanan el camino para que sus hijos preserven un vínculo saludable con ambos padres. Incluso si todavía culpan a su ex por el divorcio, es responsabilidad de los padres dejar de usar el juego de culpar y poner las necesidades de su hijo en primer lugar.

La verdad sobre el divorcio es que cambia la dinámica de la relación entre padres e hijos. Es nuestra responsabilidad, como padres, ser personas más fuertes y compasivas. Los padres que toman el control de sus propias vidas, con coraje y resiliencia, ayudan a sus hijos a hacer lo mismo. El divorcio no es para cobardes. Se basa en cada onza de energía de los padres, obligándolos a crear un nuevo tipo de familia.

Ya ves, cuando los padres se divorcian, sus hijos se ven obligados a renunciar a su sentido de control. Seamos realistas, el divorcio es una decisión tomada por los padres, no por los hijos. Los niños que soportan la ruptura de sus padres se enfrentan a tomar decisiones que disminuyen su sensación de seguridad. Estas opciones pueden variar desde en qué casa tener su fiesta de cumpleaños hasta preocuparse por alterar los sentimientos de uno de los padres. Cuando los niños son puestos en una posición en la que sienten que tienen que elegir entre sus padres, pueden experimentar lealtades divididas.

Como padre, es crucial que ayude a su hijo a no sentirse agobiado por la angustia de estar atrapado en el medio entre dos padres enojados o elegir lados. Escuchar la perspectiva de su hijo y aceptar sus sentimientos y visión de su situación es crucial para promover una comunicación saludable con ellos. La historia de Karen ilustra el deseo de un hijo de divorcio de mantenerse fuera del medio entre los dos mundos de sus padres.

Karen, una articulada de trece años, lo clavó cuando habló sobre la incomodidad que sintió al escuchar la discusión de sus padres después de su divorcio: “Mis padres son tan diferentes, quiero decir que mi madre está muy encadenada y mi padre es tranquilo”. Solicité que Claudia, la madre de Karen, asistiera a nuestra próxima sesión de consejería porque quería empoderar a Karen dándole la oportunidad de expresar sus sentimientos y darle a Claudia la oportunidad de aprender más sobre la experiencia de su hija.

Durante nuestra sesión, Karen pidió que su mamá dejara de criticar a su papá por llegar tarde a recogerla para las visitas. “Me duele cuando te escucho decir que no debe querer verme o que no le importa lo suficiente como para llegar a tiempo. ¿Por qué no me preguntas qué pienso? Si lo hicieras, te darías cuenta de que no me importa si llega tarde”. Varias semanas después, Karen tuvo una sesión paralela con su padre en la que pudo revelar que estaba cansada de ser comparada con su madre cuando él estaba decepcionado con ella.

Se puede aprender una lección importante de los comentarios de Karen. En primer lugar, trate de no involucrar a su hijo en su enojo con su ex cónyuge. Recuerde que no pidieron el divorcio y son impotentes para controlar muchos aspectos de su vida. El primer paso para convertirse en un co-padre responsable es poner las necesidades de su hijo antes que las suyas. Sin embargo, si su ex es hostil o poco cooperativo, trabaje hacia la aceptación y concéntrese en su propio comportamiento. Tenga en cuenta que solo puede hacer mucho más para influir en el comportamiento de su ex y podría empeorar las cosas si él / ella lo ve como exigente o antagónico.

Verás, el divorcio siempre enfrenta a los niños e incluso a la descendencia adulta entre los dos mundos separados de sus padres. La presión de tomar decisiones sobre pasar tiempo con ambos padres, especialmente durante las vacaciones, puede hacer que un hijo adulto de divorcio se sienta culpable o ansioso. Si es posible, trate de reducir las expectativas y sugiera vacaciones rotativas.

A pesar de que los niños no causan el divorcio de sus padres, a menudo se sienten responsables de la felicidad de sus padres. En algunos casos, pueden ponerse del lado de uno de los padres contra el otro padre, lo que puede causar alienación o incluso distanciamiento. En ¿Qué pasa con los niños? Judith Wallerstein, una investigadora pionera en divorcios que falleció recientemente, nos advierte que existe un problema grave cuando un niño y un padre de ambos sexos unen fuerzas en una alineación directa contra el otro padre.

Muchos hijos adultos de divorcio que he entrevistado describen la presión de las lealtades divididas. Melissa, una animada estudiante universitaria de veintiún años, habla con franqueza sobre su lucha para hacer frente a los conflictos de lealtad desde los ocho años. Ella recuerda: “Fue muy difícil interactuar con mis dos padres después de su divorcio. Cuando decían cosas desagradables el uno del otro, nunca quise tomar partido”.

Los conflictos de lealtad pueden hacer que algunos niños sientan que necesitan mantener un secreto. Melissa continúa: “Sentí que tenía que mantener en secreto a la nueva novia de mi padre porque mi madre aún no sabía de ella. Verás, no pensé que ella lo aprobaría porque Shelly era mucho más joven que mi padre”. Cuando mi mamá me preguntó si mi papá tenía novia, mentí, pero finalmente se enteró cuando los vio juntos”. La historia de Melissa nos recuerda que los niños nunca deben sentirse agobiados por las decisiones de sus padres. Deja que disfruten de su infancia y piensa en cómo quieres que te recuerden cuando crezcan.

Estas estrategias pueden evitar que su hijo o adolescente desarrolle conflictos de lealtad problemáticos:

  • Esté dispuesto a dejar que su ex tenga la última palabra y alejarse cuando su interacción se vuelva adversaria. Incluso si no puedes ser un aliado amistoso, ser cordial y respetuoso es un objetivo digno.
  • Evite confiar sus sentimientos sobre su ex a su hijo. Si haces esto, los obliga a elegir bandos y puede empeorar los conflictos de lealtad.
  • Siempre reconozca que su ex es el padre de su hijo y merece respeto solo por esa razón.
  • Tenga en cuenta que si su hijo lo escucha hacer comentarios negativos sobre su ex, puede tener un impacto perjudicial en ellos. Preste atención a dónde está su hijo cuando hable de su ex. No hables de temas que no deberían escuchar cuando están muy cerca.

Mantener sus diferencias con su ex lejos de sus hijos tendrá un impacto positivo en su bienestar en los años venideros. También es imperativo que les recuerde que su divorcio no es su culpa y que deben sentirse libres de hablar sobre sus sentimientos con un amigo o terapeuta de confianza. Judith Wallerstein nos recuerda que los padres pueden obstaculizar el desarrollo de sus hijos al aferrarse a quejas pasadas. Por el contrario, puede ayudar a su hijo a adaptarse a la vida posterior al divorcio brindándole aliento amoroso y teniendo en cuenta sus mejores intereses.

Terry Gaspard, RSW, LICSW

Me encantaría escuchar sus historias de divorcio y cualquier experiencia que tenga con lealtades divididas. Asegúrese de ordenar mi nuevo libro “Hijas del divorcio: supere el legado de la ruptura de sus padres y disfrute de una relación feliz y duradera”.

Fuente: https://movingpastdivorce.com, “https://movingpastdivorce.com/2013/03/divided-loyalties-the-unintended-plight-of-children-of-divorce/#sthash.nj7cbDtY.uxfs”, Terry Gaspard, RSM, LICSW, 18/03/2013

Obtenga una consulta gratuita